Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos AC

 

Aurora de la Paz y Carmelo Cortés

Chiconautla – Estado de México

Violaciones a los derechos humanos:

Detención arbitraria, desaparición forzada

Autoridades implicadas:

Policía militar, Dirección Federal de Seguridad (DFS)

Estatus

El cuerpo de Carmelo nunca fue entregado a sus familiares. Se desconoce el paradero de Aurora de la Paz y nadie ha sido sentenciado por estos hechos.

Aurora de la Paz Navarro del Campo y Carmelo Cortés Castro formaron parte de la Liga Comunista 23 de Septiembre y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR); en la década de los setenta fueron detenidos de forma arbitraria y desaparecidos forzadamente.

En 1975 la prensa documentó la muerte en cautiverio de Carmelo Cortés, pero nunca fue entregado a sus familiares.

Aurora de la Paz, la única mujer en la historia de las guerrillas mexicanas en dirigir una organización político-militar, fue detenida el 3 de febrero de 1976 por elementos de la policía militar, como consta en un parte firmado por Guillermo Lira Murrieta, miembro de la extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS). Desde entonces se desconoce su paradero.

La historia

La madrugada del 3 de febrero de 1976 elementos de la policía militar “fuertemente armados” entraron a la casa de Aurora de la Paz, ubicada en Chiconautla, Estado de México para detenerla junto a José, hermano de su esposo, y llevarse también a sus dos hijos, que entonces tenían un año y seis meses de edad, respectivamente.

Días después de este evento, la madre de Aurora recibió en su trabajo dos cajas de cartón, en donde se encontraban los pequeños. Desde entonces cuidó a sus nietos, y les dio sus apellidos. Aurora, que entonces tenía 22 años, fue trasladada a Acapulco sin que hasta el momento se conozca su paradero.

En el oficio fechado el 3 de febrero de 1976, suscrito por el Guillermo Lira Murrieta y dirigido al titular de la Dirección Federal de Seguridad, se hace constar que Aurora de la Paz se encuentra detenida en el puerto de Acapulco.

Unos meses antes, el 30 de agosto de 1975, Carmelo fue aprisionado con vida y muerto en cautiverio, como documentó la prensa, pero su cadáver nunca fue entregado a sus familiares.

Aurora y Carmelo participaron de manera activa en movimientos revolucionarios; sus detenciones y desapariciones forzadas se dieron durante el periodo conocido como “Guerra sucia”, en donde el Estado mexicano utilizó las instituciones de seguridad para suprimir a la oposición política mediante prácticas como la detención arbitraria, la tortura y la desaparición forzada. El asesinato de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968 marcó el inicio de este periodo.

De acuerdo con la familia de Aurora, el motivo de su detención fue que era una luchadora social. Aseguran que siempre estuvo interesada en ayudar a personas en situación de pobreza y que al ver la desigualdad en su entorno comenzó a tener ideas revolucionarias para cambiar la situación política y económica del país.

Aurora de la Paz joven

Cuando tenía 17 años se incorporó al Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR), que posteriormente se fusionó con la “Liga 23 de septiembre”. Entre diciembre de 1972 y febrero de 1973 integrantes de organizaciones opositoras al régimen, entre ellas Aurora, se trasladaron a Guerrero para reforzar la “Brigada Campesina de Ajusticiamiento del Partido de los Pobres”. Debido a eso Aurora se unió al Partido de los Pobres, donde conoció a Carmelo, con quien se casó.

Aurora y Carmelo fundaron una organización especializada en guerrilla urbana, que realizaría acciones para contribuir al financiamiento del Partido de los Pobres, la llamaron Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Tras la muerte de Carmelo, Aurora asumió la dirección de las FAR.

La búsqueda de justicia

El 5 de julio de 2005 fue iniciada una averiguación previa en la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP), y después de su extinción se remitió a la coordinación general de investigación de la Procuraduría General de la República, hoy Fiscalía General de la República. Actualmente está integrada por el delito de desaparición forzada de personas.

El 8 de octubre de 2018 Idheas, en conjunto con otras organizaciones, promovió un amparo para lograr la investigación de la desaparición de Aurora de la Paz.

El 30 de octubre de 2019 la CNDH emitió la recomendación 30VG/2019, dirigida a la Sedena y a la Segob, por violaciones graves a derechos humanos, la detención arbitraria y posterior desaparición forzada de Aurora de la Paz y Carmelo Cortés.

En 30 de enero de  2020 se dictó la sentencia de amparo 42/2019, que señala la existencia de elementos suficientes para acreditar, como acto de autoridad, la desaparición forzada de Aurora de la Paz, pues a partir del contexto social en el momento histórico identificado como Guerra Sucia, se constató la existencia de una práctica generalizada de desapariciones por parte de agentes del Estado en Guerrero; la desaparición de Aurora de la Paz Navarro del Campo a cargo de la Policía Militar, dentro del marco de esa práctica; la omisión del Gobierno en la garantía de los derechos humanos afectados por tal suceso;  y la comisión de un delito de lesa humanidad.

Esta sentencia concluyó que las autoridades encargadas de investigar la desaparición forzada de Aurora de la Paz Navarro del Campo y Carmelo Cortés, omitieron hacerlo de manera diligente y sin tomar en cuenta el contexto de graves violaciones a los derechos humanos de la época. Por lo que actualmente, en cumplimiento a la misma, se están recibiendo los informes bimestrales por parte de la autoridad responsable, en los que señala las diligencias y/o actos de investigación que se encuentra realizando dentro de la Averiguación Previa para dar cumplimiento a la sentencia de mérito.

Desde I(dh)eas trabajamos en realizar las acciones pertinentes para impulsar el cumplimiento de la recomendación emitida por la CNDH, por lo que, ante la omisión y deficiencia en su actuar por parte de CEAV, el 21 de agosto del año en curso, se presentó un escrito solicitando iniciar el procedimiento correspondiente para la reparación integral del daño.

Comunicados

¿Qué dicen los medios de comunicación?

Documentos