Ciudad de México a 9 de septiembre de 202.- Frente a la grave situación de la desaparición de personas colombianas en México, especialmente mujeres, instamos a los presidentes de México y Colombia a pactar la creación de protocolos consulares para la atención sensible y empática de las víctimas y sus familiares en territorio mexicano. 

De acuerdo con datos obtenidos mediante una solicitud de información, tan solo entre 2018 y 2023, el Consulado General de Colombia en México ha registrado 108 casos de desaparición forzada de personas de nacionalidad colombiana en el país. De ellas, 87 eran hombres y 21 mujeres que, en su mayoría, desaparecieron en Ciudad de México (23), Baja California (17), Michoacán (8), Veracruz (7) y Estado de México (7). A lo cual se suman 169 personas colombianas asesinadas en los últimos 5 años y 11 personas registradas por el Consulado como víctimas de trata de personas en el 2021.

La experiencia de las diversas organizaciones de derechos humanos y colectivos de personas colombianas en México ha tenido en el acompañamiento de algunos de estos casos evidencia la falta de mecanismos útiles para que las autoridades colombianas den la asistencia consular necesaria a las víctimas y sus familias y una excesiva carga burocrática que dificulta el proceso de investigación y búsqueda. Más aún, la Embajada de Colombia en México tiene conocimiento de las desapariciones de sus ciudadanos en territorio mexicano pero  no cuenta con un proceso institucional claro para enfrentar estas problemáticas ni mecanismos de trabajo con los diversos consulados establecidos en territorio mexicano. Por ello, las facultades y protocolos de la misión consular parecen difusos y no son transparentes. Asimismo, el Mecanismo de Apoyo Exterior en México, que debería apoyar a la coordinación entre instituciones locales y federales para posteriormente comunicarse con otros Estados, parece inexistente. 

En ese sentido, recordamos que el Estado Mexicano tiene la obligación de actuar con debida diligencia en los casos de desaparición y de manera reforzada cuando se trata de casos de mujeres y personas migrantes, dada la complejidad de los casos. Por tanto, hacemos un llamado a los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador y de Colombia, Gustavo Petro Urrego a enfrentar esta problemática durante la visita del 8 y 9 de septiembre, así como a pactar la revisión de los protocolos de atención a personas colombianas y que se firmen acuerdos de cooperación para dar la atención necesaria a las víctimas.