El 22 de junio de 2017 el hijo del señor Santiago Pérez Becerra, Santiago Eloir Pérez Reyes, fue víctima de desaparición forzada en el municipio de Tepic, Nayarit. Ante la inexistencia de una Comisión Estatal de Búsqueda y el abandono institucional por parte de las autoridades locales, el señor Santiago y su familia decidieron buscar a su hijo por sus propios medios, sin embargo, en su andar se percataron de que no eran las únicas personas con un algún familiar desaparecido, por lo que decidieron fundar el Colectivo Familias Unidas por Nayarit (COFAUNNAY), siendo Santiago coordinador de este mismo. Actualmente el colectivo acompaña a más de 145 familias que buscan a sus seres queridos.

Santiago Pérez Becerra participó en la localización de 15 fosas clandestinas en distintos municipios de Nayarit, de las cuales fueron recuperados los cuerpos de al menos 120 personas. Es el caso que, en abril de 2019 durante el descubrimiento de una fosa -misma en la que más tarde fuera localizado el cuerpo de su hijo- Santiago cayó en una zanja de aproximadamente dos metros y medio de profundidad, provocándole serías afectaciones en su salud que limitarían gran parte de su movilidad.

En agosto de 2020 el Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU activó 39 Acciones Urgentes respecto a diversos casos de desaparición forzada ocurridas en Nayarit entre 2012 y 2020, esto a raíz de una petición realizada por diversos colectivos de familiares de personas desaparecidas en compañía de IDHEAS. Derivado de esto, en el estado se implantó un régimen de persecución y criminalización en contra de diversos activistas que habían denunciado los crímenes perpetrados por la Fiscalía del Estado.

Es así, que en enero de 2021 -aparentemente como represalia- la Fiscalía Nayarit ejecutó una orden de aprehensión en contra de Santiago por un expediente de hace más de 15 años. Durante su detención, un comando armado irrumpió en su domicilio y lo sustrajeron de una manera violenta para posteriormente ser subido a una camioneta. La violencia durante su detención fue tal que incluso algunos vecinos y medios de comunicación denunciaron que estos hechos se trataban de un secuestro.

A casi dos años de su detención, el señor Santiago Pérez Becerra sigue bajo prisión preventiva, sin que aún se le haya dictado sentencia.