Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos AC

 

Fernanda Rubí Salcedo

Orizaba – Veracruz

Violaciones a los derechos humanos:

Desaparición

Estatus

Se desconoce el paradero de Fernanda Rubí

La noche del 7 de septiembre de 2012 Fernanda Rubí Salcedo Jiménez, de 21 años, se encontraba con sus amigas en el Bulldog Bar de Orizaba, ubicado en la calle Circunvalación, esquina con Oriente 7, en Orizaba, Veracruz; aproximadamente a las 22:45 cuatro sujetos llegaron al bar y de manera violenta sometieron a Rubí y se la llevaron. Desde entonces se desconoce su paradero.

La historia

Rubí habló con su madre, la señora Araceli Salcedo Jiménez, minutos antes de ser sustraída del bar; le había llamado para avisarle que había llegado bien al lugar.

El bar donde fue raptada Fernanda Rubí tenía circuito cerrado de videovigilancia, además de que de acuerdo con Aracelí se ubica a menos de 50 metros de la comandancia de la policía municipal, por lo que también está rodeado de cámaras de seguridad pública, sin embargo, las autoridades no tienen pistas sobre lo sucedido.

La noche de la desaparición de su hija Araceli recibió llamadas en las que se oía bullicio y risas de hombre, sin saber que algo había pasado con su hija. Preocupada, comenzó a llamar a Rubí y al no tener respuesta por teléfono acudió al bar, donde le dijeron que un grupo de hombres se la había llevado pero que no habían podido ayudarla. Ese día Araceli acudió a la procuraduría estatal a denunciar los hechos, pero le dijeron que debía esperar 72 horas porque “seguramente se había ido con el novio”. La señora recibió esta respuesta a pesar de los múltiples testigos que presenciaron cómo la joven fue raptada contra su voluntad.

“Mi hija, Fernanda Rubí Salcedo Jiménez, fue secuestrada el 7 de septiembre de 2012 en Orizaba, a la edad de 21 años. Ella se caracterizó por su sonrisa y su sencillez con la que trató a los que la rodeaban, su noble corazón ha hecho que muchas personas la amen”

Aracely Salcedo, madre de Fernanda Rubí. 

Araceli ha denunciado omisiones en la investigación y búsqueda de su hija: las autoridades no hicieron las diligencias correspondientes, se le negó la sábana de llamadas, los vídeos de C4 y los del lugar de donde se llevaron a Fernanda Rubí.

En su búsqueda, Araceli Salcedo conoció a otras personas que también buscaban a un hijo o hija desaparecida y fundó el Colectivo de Familiares de Personas Desaparecidas Orizaba-Córdoba, Aracely Salcedo; como coordinadora, Areceli ha recibido amenazas, intimidación y hostigamiento por parte de autoridades de Veracruz y sujetos presumiblemente provenientes del crimen organizado. A pesar de ello, ha continuado con la búsqueda incesante de su hija Fernanda Rubí.

Idheas gestionó en julio de 2016 la acción urgente 309/2016 ante el Comité Contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas, que concede medidas cautelares de protección para su núcleo familiar. Gracias a ello, Araceli es beneficiaria del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación.

En cuanto a las medidas otorgadas por la Procuraduría General de la República (hoy Fiscalía), si bien es cierto que Idheas no las gestionó en un inicio, la organización ha trabajado en todo momento  para que se continúe con el plan de protección. Actualmente Idheas trabaja en estrategias para mejorarlo, y en conjunto con el colectivo que lidera Araceli. Gracias a la articulación con autoridades del gobierno federal, se ha logrado gestionar mayor protección para sus trabajos de campo.

En julio de 2018 el Comité amplió la medida cautelar en favor del periodista Oliver Coronado Paz, quien colabora muy cercanamente con el Colectivo Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba. Actualmente el caso cuenta con una recomendación que reconoce las agresiones por parte de autoridades municipales en contra del periodista, instando al gobierno municipal que reconozca la calidad de víctima, se repare el daño sufrido de forma integral y se incorpore al Registro Estatal de Víctimas.

Comunicados

¿Qué dicen los medios de comunicación?