Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos AC

 

Daniela Mabel Sánchez Curiel

La noche del 10 de marzo de 2015, Daniela Mabel se comunicó con su madre, Laura Curiel, para informarle que se encontraba sumamente preocupada porque su pareja se había llevado a su hijo y estos aún no regresaban. En esa misma llamada, Daniela le externó a su madre sus intenciones de separarse de su pareja e irse a vivir sola, únicamente en compañía de su hijo, siendo esta la última ocasión en que se tuvo comunicación con Daniela. Al día siguiente, Laura Curiel intentó comunicarse con su hija, sin embargo, esta no respondió a ninguna de sus llamadas o mensajes, situación que le extrañó a su madre.

Al no tener información sobre su hija, Laura Curiel acudió a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado de México para denunciar la desaparición de Daniela, sin embargo, las autoridades le negaron el poder iniciar las investigaciones, argumentando que la denuncia la debía realizar la última persona que supo de ella, es decir, la pareja de Daniela. Cuando a este se le cuestionó la última ocasión en la que la vio, contestó que fue en la mañana del 11 de marzo, cuando Daniela se disponía a salir de su domicilio en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México, para dirigirse a su trabajo como de costumbre. Sin embargo, diversos testimonios negaron haber visto salir a Daniela de su domicilio aquella mañana, situación por la que Laura Curiel comenzó a tener sospechas acerca de la pareja de su hija.

Con el avanzar de las investigaciones estas sospechas fueron tomando cada vez mayor fuerza, especialmente por las múltiples contradicciones que presentaban sus declaraciones y su férrea oposición a que las autoridades investigaran al interior del domicilio que tenía junto a Daniela. Así mismo, diversos testigos señalaron que el día de la desaparición de Daniela recibieron mensajes a través de las redes sociales de Daniela, sin embargo, por el contenido y la forma en la que fueron escritos estos mensajes dudaron que se tratara de ella, por lo cual sospechan que las redes sociales de Daniela pudieron haber sido manipuladas el día de su desaparición.

La desaparición de Daniela Mabel Sánchez Curiel ocurre en medio de un contexto de violencia de género perpetrado por su entonces pareja, pues de acuerdo con diversos testimonios y personas cercanas a ella, era constante la violencia física, psicológica y económica en la que vivía Daniela, la cual se materializaba de distintas formas y grados, desde los golpes hasta el impedirle acudir a trabajar.

A lo largo de estos años, Laura Curiel y su familia se han enfrentado a diversos obstáculos para acceder a la justicia, como lo ha sido el ser objeto de amenazas e intimidaciones, por lo que en su momento se vieron obligados a desplazarse a otro estado para salvaguardar sus vidas. Por otra parte, en el transcurso de las investigaciones se han tenido que enfrentarse a un mar de malas prácticas y tratos revictimizantes por parte de la Fiscalía General del Estado de México, sin que hasta la fecha se conozca la suerte o paradero de Daniela.

Este artículo fue etiquetado como:

Documento sin título