De acuerdo con el Senador Preciado, esta propuesta se justifica bajo el derecho a la “legítima defensa” al permitir que los ciudadanos porten armas para “su autoprotección y la de su familia”.