Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos AC

 

La ONU condena a México por tortura de ciudadano norteamericano

  • La decisión fue adoptada por el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas por la detención arbitraria y actos de tortura que sufrió el Sr. Ronald James Wooden por parte de policías municipales del municipio de Taxco, Guerrero, en el año 2013.
  • El dictamen determina que los hechos constituyen una violación a diversos artículos de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de la ONU e insta a la reparación integral del daño y efectuar una investigación imparcial, exhaustiva y efectiva. 
  • La víctima y su esposa recibieron amenazas de muerte por denunciar los hechos, su familia y él abandonaron su medio de sustento, se encuentran desplazados y actualmente encuentra inhabilitado por la tortura para mover sus manos y continuar trabajando en su oficio de artesano. 

Ciudad de México, 22 de septiembre 2021.- El Comité de la ONU contra la Tortura (CAT, por sus siglas en inglés) condenó a México por los actos de tortura cometidos por elementos de la Policía Municipal de Taxco, Guerrero, en contra del Sr. Ronald James Wooden en hechos sucedidos en abril de 2013.

Tras realizar múltiples denuncias ante la autoridad estatal y federal, y ante la prolongación injustificada para investigar y sancionar a los responsables, IDHEAS Litigio Estratégico en Derechos Humanos A.C. en representación del Sr. Wooden presentó la comunicación 759/2016 ante el organismo internacional para denunciar las violaciones a derechos humanos de las que fue víctima el ciudadano norteamericano, así como las amenazas posteriores a los hechos y el desplazamiento forzado del que él y su familia han sido víctimas por exigir justicia desde el año 2013, cuando el presidente municipal era Omar Jalil Flores Majul, el gobernador del estado de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, y el presidente de la república Enrique Peña Nieto.

En la decisión, adoptada por el Comité en su 71º período de sesiones se determinó que los hechos presentados constituyen una violación a la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes —ratificada por México en 1986— al considerar que los golpes recibidos durante su detención y traslado, así como el conjunto de circunstancias en las que permaneció detenido constituyen actos de tortura

Asimismo, se señaló la responsabilidad del Estado mexicano por incumplir con su obligación de prevenir la tortura al permitir que se le detuviera sin una orden judicial, por no aplicar el Protocolo de Estambul ni ningún otro manual ajustado a estándares internacionales sobre métodos de prevención, identificación y documentación de la tortura; por no realizar una investigación pronta, imparcial y exhaustiva; y por no reparar el daño ni ofrecer una indemnización justa y adecuada. 

Al respecto, el Sr. Ronald James Wooden consideró: “Mis respetos a estas personas de la ONU que se tomaron el tiempo de ver y verificar la verdad. Esta decisión es importante porque nos da credibilidad a nosotros, que hemos sido muy ridiculizados por las autoridades mexicanas. Nuestra lucha, principalmente, es por la comunidad artística de artesanos en Taxco, de donde tuvimos que salir amenazados desde 2014. Quiero, además mencionar que nosotros no buscamos esta lucha, nosotros vinimos a México a trabajar como artesanos y vivir de manera honesta, y nos encontramos con la tortura y el desplazamiento. En estos momentos, lo que el Estado mexicano tiene que hacer, ya con el nuevo mandato del presidente López Obrador, es cumplir con la decisión y trabajar en favor de las víctimas«.

Por su parte, su esposa, la señora Carmen, quien ha estado acompañando a la víctima durante todo el proceso señaló: “Queremos que las autoridades realmente hagan su trabajo a favor de las víctimas, queremos que tomen en cuenta el dictamen de la ONU y lo cumplan, tienen que hacer que las autoridades respondan y tienen que documentar todas estas reacciones que tienen la autoridad. Y queremos que la ONG IDHEAS siga adelante, todos los casos que han llevado han sido muy exitosos, y también la gente estamos muy agradecidos con ustedes.”

Sobre la decisión, Juan Carlos Gutiérrez, director de IDHEAS afirmó: “Este caso revela varios aspectos relacionados con la práctica de la tortura en México. Primero la vulnerabilidad de las personas frente a contextos de complicidad entre funcionarios públicos estatales y la delincuencia organizada. El señor James fue víctima de un grupo de policías quienes, obedeciendo órdenes de grupos al margen de la ley, actuaron en su contra, lo detuvieron de manera arbitraria e ilegal y después de brutales torturas la autoridad ministerial le impidió presentar la denuncia por los hechos, omitió practicar pruebas médicas y tanto la fiscalía estatal de Guerrero como la fiscalía general de la república se abstuvieron de investigar los hechos de tortura.  Además, el Comité que este caso se enmarca en un contexto de impunidad en materia de investigación de tortura, lo que es una práctica generalizada en México no solamente desde el año 2013, sino actualmente. 

Además, refleja una actitud lamentable de Secretaría de Relaciones Exteriores, dependencia encargada de defender al Estado mexicano ante los órganos de Naciones Unidas, pues en este caso desde 2016 cuando se presentó la comunicación negó los hechos, puso en duda a la propia víctima y solicitó la inadmisión de la denuncia. Esta dependencia de manera desconcertante con su estrategia defendió internacionalmente a policías municipales quienes torturaron a un ciudadano norteamericano y le causaron graves daños.”

El Comité instó a México a que: «a) inicie una investigación imparcial, exhaustiva, efectiva e independiente sobre los hechos de tortura; b) procese, juzgue y castigue con penas adecuadas a las personas halladas responsables de las violaciones cometidas; c) conceda una plena reparación, incluida una indemnización justa y adecuada al autor y su familia, y una rehabilitación lo más completa posible al autor y d) adopte las medidas necesarias para favorecer garantías de no repetición con relación a los hechos de la presente queja”. Así como a informar, en un plazo de noventa días contados a partir de la fecha de transmisión de la decisión, sobre las medidas que haya adoptado para su cumplimiento.”

Es importante mencionar que desde el mes de abril de 2013, y luego de denunciar los hechos, el Sr. Wooden y su esposa sufrieron amenazas y hostigamiento policial, motivo por el que tuvieron que abandonar su taller de artesanía en el municipio de Taxco. Además, las lesiones producidas por los golpes que recibió durante los actos de tortura le ocasionaron afectaciones permanentes y dolores crónicos que le han imposibilitado para el pleno ejercicio de su profesión como artesano, y respecto de lo cual el presidente municipal de Taxco, Omar Jalil Flores Majul, atendiendo la recomendación por tortura emitida por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Guerrero, le ofreció el pago de $11.000 pesos de indemnización como una “justa” compensación. 

Esta decisión es la segunda queja individual que resuelve del Comité de la ONU contra la Tortura en donde se reconoce la responsabilidad del Estado mexicano por el delito de tortura. Desde IDHEAS exhortamos a las autoridades federales y estatales a garantizar el cumplimiento efectivo de la decisión y atender de buena fe sus obligaciones establecidas en la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

***

Decisión adoptada por el Comité en virtud del artículo 22 de la Convención, respecto de la comunicación núm. 759/2016

Para mayor información, contáctenos a:

Tel: (55) 6718 3063 / Cel: 5560652231 / comunicacion@idheas.org.mx

Este artículo fue etiquetado como:

Documento sin título