El 15 de enero de 2023, el abogado defensor de derechos humanos Ricardo Lagunes y el líder social Antonio Díaz, desaparecieron en los límites entre los estados de Colima y Michoacán cuando se trasladaban a bordo de una camioneta. De acuerdo con diversos testigos, ese día asistieron a una asamblea informativa en la comunidad indígena de San Miguel Aquila, Michoacán.

Desde hace décadas, la comunidad de Aquila, Michoacán, ha estado plagada de numerosos conflictos socioambientales frente a los impactos de la actividad minera en la región, entre cuyas principales consecuencias destaca la ruptura del tejido social de la comunidad. Derivado de esta fragmentación social, desde el año 2019, la comunidad de Aquila no ha podido celebrar elecciones libres de sus autoridades, a consecuencia de grupos de poder afines a los intereses de la empresa minera que se han ostentado ilegalmente como autoridades en los asuntos públicos de la comunidad.

Ante este panorama, Antonio Díaz, líder social de la comunidad de Aquila, y el abogado defensor de derechos humanos, Ricardo Lagunes, emprendieron la defensa de la comunidad, desconociendo a las personas que se ostentaban ilegalmente como autoridades y promoviendo distintos recursos legales para que se convocara a elecciones libres y democráticas de las autoridades de Aquila, mismas que estarían al frente de toda negociación frente a la empresa minera.

Desde hace algunos años, Ricardo Lagunes estaba inscrito al Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación, derivado de amenazas e incidentes de su seguridad en otros casos que acompaña. Por otra parte, meses antes de su desaparición, distintas notas refieren que Antonio Díaz habría denunciado públicamente diversas amenazas provenientes de trabajadores de la mina, pues Antonio sostenía una postura crítica frente a la actividad minera en la comunidad.

La noche del domingo 15 de enero, las autoridades de Colima recibieron una llamada anónima reportando un vehículo abandonado en la carretera de Cerro de Ortega, Colima, tratándose de la camioneta en la que viajaban Ricardo y Antonio. La camioneta fue hallada con impactos de bala y las llantas pinchadas. Desde entonces se desconoce su paradero. Algunos testigos refirieron haber visto a los señores Lagunes y Díaz siendo obligados a descender de su vehículo por un grupo de hombres armados para posteriormente ser subidos a una camioneta.

El 19 de enero de 2023, el Comité Contra la Desapariciones Forzadas de la ONU adoptó el mecanismo de Acciones Urgentes en favor de los señores Ricardo Arturo Lagunes Gasca y Antonio Díaz Valencia. Asimismo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos adoptó medidas cautelares exigiendo su búsqueda y localización.

Las investigaciones han señalado que la desaparición de Ricardo Lagunes y Antonio Díaz posiblemente estaría directamente relacionada con su actividad como defensores de derechos humanos y el territorio, así como de su lucha en la comunidad de Aquila frente a los distintos conflictos socioambientales que persisten en la región a consecuencia de la actividad minera. La desaparición de Ricardo y Antonio nos recuerda lo peligroso que es defender derechos humanos en México.

Enlaces externos: