Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos AC

 

Familia Marín Yan

Ahome - Sinaloa
Ahome – Sinaloa

El día 21 de Julio de 2015 David Mendoza Marín, Margarita Marín Yan y Alfredo Elías Marín Bustos salieron de su casa y fueron detenidos por policías del municipio de Ahome, Sinaloa, quienes los subieron a una patrulla y después a un automóvil compacto. Hasta 2018 se desconocía su paradero.

En agosto de ese año el colectivo Rastreadoras por la Paz localizó los restos de David, Alfredo y Margarita en el predio “Las Gruyas”, ubicado al norte de Sinaloa. La familia de los jóvenes reconoció los restos y los recibió el 29 de enero de 2019 para darles sepultura.

Originarios de Ciudad Juárez, Chihuahua, David Mendoza Marín, Margarita Marín Yan y Alfredo Elías Marín Bustos, se dedicaban a la venta de autos usados; habían viajado a Mazatlán en busca de mejores condiciones económicas y posteriormente cambiaron su residencia a Los Mochis, Sinaloa.

La historia completa

Después de salir de su casa, los jóvenes fueron detenidos por policías municipales del municipio de Ahome, Sinaloa, quienes los subieron a una patrulla y después a un automóvil compacto, según testigos que estaban presentes. Margarita Marín Yan tenía tres meses de embarazo.

Al día siguiente de la desaparición de los tres jóvenes, el 22 de julio de 2015, Carola Marín, madre de dos de los jóvenes, interpuso la primera denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa. Ante la falta de respuesta por parte de la autoridad local, Carola Marín tuvo que interponer una segunda denuncia el 25 de septiembre de 2015 ante la Procuraduría General de la República (PGR) Delegación Sinaloa y, finalmente, una tercera denuncia ante la Fiscalía Especializada en Búsqueda de Personas Desaparecidas de la PGR Federal, en la Ciudad de México, en octubre de 2015.

Después de muchas solicitudes y la insistencia de la familia ante el Ministerio Público de Sinaloa, un juez emitió orden de aprehensión contra cuatro de los policías involucrados, sin embargo, en una muestra de encubrimiento y complicidad éstos fueron advertidos de la orden de aprehensión y escaparon, encontrándose hasta la fecha en paradero desconocido. De acuerdo con información de los familiares, los agentes policiales fueron advertidos por sus superiores antes de que se pudiera ejecutar la orden.

IDHEAS, en representación de los familiares, solicitó Acciones Urgentes al Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas, así como medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con el objeto de obligar al gobierno mexicano a buscar a los jóvenes desaparecidos y a brindar medidas de protección a sus familiares, quienes sufren el acoso y actos de intimidación por parte de los policías municipales de los Mochis.

Sin embargo, los requerimientos del Comité y de la CIDH han sido desestimados e ignorados por la PGR (hoy Fiscalía), en específico, por la Titular de la Subprocuraduría de Derechos Humanos y Prevención del Delito, Sara Irene Herrerías, lo que ha provocado el nulo avance de las investigaciones. Además, los Subsecretarios de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación de la administración anterior, Roberto Campa y Rafael Avante, incumplieron todos los compromisos asumidos en distintas reuniones con los familiares para esclarecer los hechos.

En agosto de 2018 el colectivo Rastreadoras por la Paz localizó los restos de David, Alfredo y Margarita en el predio “Las Gruyas”, ubicado al norte de Sinaloa. Ahí se logró esclarecer que las víctimas fueron privadas de la vida con disparos en la cabeza. La familia reconoció los restos y los recibió el 29 de enero de 2019 para darles sepultura.

El 17 de marzo de 2020, en juicio de amparo 64/2018 litigado por IDHEAS, el Juzgado Quinto de Distrito en los Mochis, Sinaloa ordenó al fiscal general del estado de Sinaloa ejecutar de forma inmediata las órdenes de aprehensión –libradas desde el 15 de abril de 2016– en contra de tres elementos de la policía de Ahome.

También requirió a las autoridades federales y estatales dar cumplimiento a lo ordenado por el Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas, entre ello, identificar los obstáculos por los cuales los policías no han sido aprehendidos e investigar el encubrimiento de los jefes de los policías.

Hasta el momento las órdenes de aprehensión no han sido ejecutadas y ninguno de los responsables de la desaparición forzada de los jóvenes ha sido sancionado.

¿Qué dicen los medios?